Querida Familia Prosperadora,

Hoy con profundo dolor compartimos esta nota para hacer una pausa en nuestro caminar del día a día. ¡Hay muerte, hay dolor, hay duelo en nuestra comunidad! La situación migratoria en este país es intolerable y nos rehusamos a quedarnos en silencio y proceder como si aquí no pasara nada…
 
Hagamos un alto, paremos, hablemos, gritemos, conectemos, marchemos, hagamos lo que necesitemos hacer para dar salida a esta consternación ante el horror de la Frontera. La imagen de dos cuerpos abrazados sin vida, de un padre, Óscar Alberto Martínez Ramírez de 25 años y su niña Valeria de 11 meses en el Río Bravo, se ha viralizado y nos ha sacudido del letargo en que a veces pareciéramos tener ante las imágenes dantescas de niños migrantes enjaulados, cuerpos y más cuerpos en el desierto, en el río, en las fronteras del mundo… Migrantes con historia y con sueños, escapando del hambre, de la violencia, de la economía rapaz, de las leyes internacionales hipócritas y explotadoras. Despojados y desplazados. Corriendo, huyendo y saltando fronteras… criminalizados por buscar dignidad… juzgados y perseguidos… dejando la vida… dejando la vida para convertirse en un número más de un sistema roto e inhumano.  
 
“¡No podemos seguir negando nuestra verdad!” nos dice con una voz profunda nuestra emprendedora cooperativista Guadalupe Pérez y Nancy Rosales fundadora de Pepitos Paletas agrega: “Si hablamos de estas cosas, estaremos más firmes y podremos caminar derechitas y tendremos más claridad de quiénes somos, porque somos y a dónde vamos”.
 
Hacer una pausa, es un acto de valentía y alzar la voz es una necesidad. Como migrantes, nos han enseñado a bajar la voz para no incomodar. A llorar quedito para no molestar… a reír aunque por dentro haya dolor, ausencias, nostalgia y muerte. “Sólo los que vivimos una situación así sabemos ¡cómo nos acostamos, cómo nos levantamos… y cómo logramos seguir! No somos pobrecitas, somos seres humanos; cualquier persona tiene derecho a buscar su bienestar…” comparte Lupe Pérez en la reunión de CRECE en donde a tres días de la tragedia de la familia Salvadoreña, las mujeres emprendedoras cooperativistas hicieron un alto para reflexionar sobre la situación migratoria y darse el tiempo para conectar entre ellas sobre este pesado tema.
 
Silencios, llanto, anécdotas, canciones y sabiduría en general abundó en esta reunión y se confirmó una vez más que “¡Solo la comunidad sana!” y fue así como reconociendo el poder de nuestra voz llegamos a un lugar de fuerza al saber que hoy más que nunca nos toca pisar fuerte, hacer presencia, reconectar con nuestras raíces comunitarias de cooperación y apoyo. Rescatar prácticas cooperativas comunitarias como son la la faena, la tarea, minga, tequio, guelaguetza, convite, etc. Tiremos fronteras y atrevámonos a construir el mundo que deseamos, soñamos y merecemos. Como dijo Nancy Rosales “¡Nos toca ser más grandes que nosotras mismas!” Es la hora de incomodar, levantarnos, cuestionar, preguntar, organizar y crear! Citando la canción la Reina del Caos de Rebeca Lena “A quien le conviene el orden que se mantiene” la fundadora de la cooperativa de Professional Eco Cleaning, Anahí Rojas retó el silencio del cuarto con las siguientes preguntas: “¿Para quién son las reglas? ¿Para quién son las leyes?”

Alguna vez Concha Saucedo, fundadora del Instituto Familiar de la Raza e ícono de la Resistencia me aconsejó “No te creas todo lo que piensas”, porque corremos el peligro de que nuestras mentes colonizadas por un sistema dominante nos evite mirar la verdad y repita mensajes introyectados de opresión. Urge desinternalizar los mensajes opresivos como el pensar que es el migrante el culpable de su situación y recordar que “Criticar y juzgar sin tomar en cuenta las circunstancias es más fácil que analizar el sistema opresor al que reaccionamos” comentó Cinthya Flores, fundadora de Utz Threads.
 
“Nosotros tenemos el privilegio de estar desarrollando nuestro liderazgo… quizá no estamos muertas por algo… no hay que olvidar que nosotros somos ellos y ellos son nosotros… Hay que utilizar nuestra conciencia para intervenir cuando sea necesario”
aseveró Ana Castaño, participante e impulsora de The Nanny Collective.

Yo, Claudia Arroyo, directora de Educación Comunitaria, migrante, mujer, ex-indocumentada y también madre de un niño de 5 años no me puedo desconectar de lo que pudieron ser las últimas palabras de Óscar hacía Valeria… “NO TE SUELTES Mija, no te sueltes Valeria… llegaremos… llegaremos!!!” Y con la tristeza e indignación inundando mis ojos, me atrevo a repetir lo mismo como un mantra… NO TE SUELTES… Nos toca agarrarnos fuerte, defendernos con todo, cuidarnos, y ¡no soltarnos por nada! La corriente es fuerte, los ataques son bestiales pero nuestra fuerza como comunidad es aún mayor. En el dolor y la pérdida podemos cooperar, armar, conectar y rescatar nuestras raíces únicas de solidaridad y acompañamiento.

¡NO TE SUELTES!
¡NO ME SUELTES!
¡NO NOS SOLTAREMOS!

Óscar Alberto Martínez Ramírez (25 años) ¡PRESENTE!
Valeria Angie Valeria Martinez (23 months) ¡PRESENTE!
Gurupreet Kaur (6 years old) ¡PRESENTE!
Carlos Gregorio Vazquez (16 years old) ¡PRESENTE!
Felipe Gomez Alfonzo (8 years old) ¡PRESENTE!
Jakelin Caal Maquin (7 years old) ¡PRESENTE!
Juan de Leon Gutierrez (16 years old) ¡PRESENTE!
Valeria Martínez Ramírez (2 years old) ¡PRESENTE!

Migrantes del mundo caídos, asesinados, perseguidos, ignorados, criminalizados, olvidados…

¡PRESENTE!

Here are some resources to help keep families together and safe

1. SF Rapid Response Network
2. SF Office of Civic Engagement and Immigrant Affairs
3. American Civil Liberties Union (Español)
4. National Immigration Law Center (Español)
5. American Immigration Lawyers Association
6. American Federation of Teachers
7. Cómo protegerse de una Redada Migratoria