#SomosProspera…¡Un Alto para Sanar y reconectar!
Por Claudia Arroyo

¿Qué pasa cuando rompemos con la inercia de la rutina? ¿Qué pasa cuando abrimos nuestros sentidos para conectar con nosotrxs mismxs? ¿Qué pasa cuando un grupo de mujeres latinas se miran, reconocen y abren sus horizontes? Inspiradas por estas preguntas las participantes de CRECE, nuestro programa avanzado de mujeres Latinas Cooperativistas se aventuró a tener su primer retiro anual con el apoyo de The San Francisco Foundation las mujeres lideraron la visualización, preparación, logística y facilitación de esta increíble primera experiencia. 

El participar en el primer retiro de CRECE, con algunas de mis compañeras regulares y nuevas, significó una vez más un recordatorio de pertenencia, de sentir orgullo y admiración de las mujeres que me rodean, tuvo un significado más profundo de reconocimiento de mi misma, de comprensión y empatía por mi familia consanguínea y la que yo he escogido, este retiro es el inicio de una relación con base fuerte para un futuro mejor y más justo, aceptando y aprendiendo del pasado”. Ana Castaño 

Con el compromiso de: honrar el momento, tener actitud para desaprender, auto “apapacharse”, fortalecer las relaciones entre ellas y mantener apertura a las posibilidades que el desconectarse trae, 11 fabulosas mujeres convivieron y crearon un espacio sagrado de convivencia teniendo como testigo el frondoso bosque de Santa Cruz. 

“La historia patriarcal y muchas absurdas normas de la sociedad nos han hecho creer que muchas de nosotras aún tenemos unas cadenas invisibles que nos limita en pensamientos, palabras y acciones pero un retiro como el que tuvimos remueven siglos de opresión y miedos paralizadores.
Sé que debo trabajar muchas cosas en mi crecimiento personal pero al saber que somos un grupo de mujeres que nos podemos motivar para continuar cooperativamente nuestro crecimiento personal y profesional me emociona continuar este proyecto de vida sostenible femenino”.
 Jenny Conejo 

Me llevo la herramienta de coaching y la reflexión del sistema ecológico. Es importante para mi, ya que me ayudará a entablar mejores relaciones personales y profesionales. Una mejor comunicación con mis socias es clave para el éxito de nuestra cooperativa”Brisia Rodriguez

El alto a la encrucijada de la rutina diaria de cada una de estas mujeres nos permitió crear un espacio mágico y sagrado. Con una voz firme las mujeres confirmaron que ser “Prosperadora” implica:

¡Ser acompañadas y a la vez acompañar! 
¡Luchar por sus sueño, a la par que abren camino para los sueños de otras mujeres! 
¡Levantar su voz y escuchar las de sus compañeras!
¡Reconocer y reconectar su Poder para crear Poder Colectivo a través de la cooperación!

¡Tuvimos la valentía de desafiar el status quo de “no parar” y “no pensar” y al hacerlo nacieron nuevas perspectivas, valoración de experiencias y conexión de grandes seres humanos! 

¡Gracias por ser Prospera!
¡Todxs Somos Prospera!

Descubre parte de lo vivido en el retiro con este video